Llámanos: 924 220 562

Política de Privacidad · Aviso legal · © 2019 Clínica Dermatología y Alergia

Reducción de estrías y cicatrices

ESTRÍAS


Las estrías son el resultado visible de una ruptura intradérmica limitada bajo una epidermis intacta. Se producen por un estiramiento de la piel. Son muy frecuentes y suelen desarrollarse entre los 5 y 50 años de edad, con más asiduidad en personas de raza blanca, y con una frecuencia dos veces mayor en mujeres que en varones. Se desarrollan durante la pubertad, con una incidencia global del 25-35%, o en el embarazo con una incidencia del 77%.


Con el tiempo el color se debilita, las lesiones se hacen atróficas y la superficie de la piel presenta un aspecto de finas arrugas. Estas estrías albas suelen ser permanentes, pero a veces pueden atenuarse con el tiempo.


Durante la pubertad las estrías aparecen en áreas de crecimiento rápido. En las chicas, las zonas más comunes son las mamas, los muslos, las caderas y las nalgas, mientras que en los chicos se observan en los hombros, la región lumbosacra y los muslos.


Los hallazgos histológicos dependen del estadio evolutivo de la estría cuando se realiza la biopsia. La epidermis puede ser normal durante las fases precoces pero, en ocasiones, se aplana y se vuelve atrófica, y se suavizan las crestas interpapilares. El grosor de la dermis es menor, ya que disminuye el colágeno en la dermis superficial.

STRIAK. REVOLUCIONARIO TRATAMIENTO ANTI-ESTRÍAS


La radiofrecuencia es capaz de generar nuevo colágeno y elastina por estimulación de

las proteínas de choque térmico, el equipo STRIAK® genera energía de radiofrecuencia

exactamente a la profundidad de la dermis en que se ha alterado el colágeno, con el fin

de reparar este daño por la creación de neocolágeno y neoelastina. STRIAK® dispone de

tres emisores concéntricos que hacen más selectiva la aplicación de la energía, gracias a la

distribución geométrica de estos electrodos circulares, la corriente de radiofrecuencia se

aplica selectivamente sobre la parte de la
dermis donde se encuentra la estría. Cruzando a través de ella millones de veces la

alternancia de polaridad que genera la energía de radiofrecuencia, a través de las

cuales podrán pasar la neovascularización por neoangiogenesis y por tanto devolviéndole

la nutrición y el equilibrio perdido a la estría.


El segundo nivel alterado es la epidermis por aplanamiento de la misma. Usamos un sistema de microabrasión por punta de diamante que mejora esta diferencia de superficie mediante peeling mecánico, al propio tiempo que estimula la creación de nuevos queratinocitos. Utilizamos esta técnica por considerarla segura y eficaz, mediante ella conseguimos eliminar células muertas, a la vez que disminuimos la profundidad de la capa córnea. Lo que contribuye a un mejor aprovechamiento del aporte energético del Striak. La aplicación de esta técnica en combinación con el Striak es de gran utilidad, pues aunque el Striak también produce su beneficioso efecto sobre la epidermis, su efecto principal se produce en dermis e hipodermis, por esto la combinación de ambos tratamientos producen una sinergia con buenos resultados.


REDUCCIÓN DE CICATRICES HIPERTRÓFICAS


Cuando a través de nuestro láser vascular VBeam reducimos la microcirculación de la herida, se impide la proliferación de los fibroblastos, que son las células que sintetizan colágeno. A la misma vez, se esclerosan los vasos sanguíneos provocando sobre la cicatriz una reducción de su tamaño y espesor, atenuando y aplanando el tejido cicatrizal. Las cicatrices hipertróficas y queloides, que son las elevadas y enrojecidas, responden muy bien al tratamiento con láseres vasculares.

La técnica de tratamiento es la fototermólisis selectiva, reduce progresivamente el tamaño de las cicatrices desde la primera sesión, sin dañar los tejidos adyacentes.El número de sesiones dependerá del calibre de los vasos y de la profundidad a la que estén situados, en los días siguientes a la realización de la sesión se observa el comienzo de la reducción del tamaño. El tratamiento no es doloroso, pero si al paciente siente molestia se puede atenuar con anestesia tópica.